Explicar a Durkheim en Rawson

Si yo fuera profesor en la facultad, digamos de la cátedra de Sociología, y debiera explicar a Durkheim y el concepto de la división del trabajo social les mostraría a mis alumnos algún vídeo de los empleados de la Municipalidad de Rawson afectados al operativo poda temporada 2003.
Los veo por la ventana.
Mientras uno serrucha arduamente las ramas sobrantes o inconvenientes, otro las recoge del piso y las revolea hacia la caja del camión; en la caja, un tercer sujeto las acomoda más o menos intentando aprovechar la superficie cubierta para que, finalmente, un cuarto hombre salte sobre las ramas a efectos de optimizar la variable volumen ocupado.
Tristemente el que saltaba no apisonaba demasiado bien ya que es sabido que la capacidad de salto no se lleva muy bien con el factor peso (o masa) que sería el otro componente de la ecuación, si se me permite hablar de un término tan impoluto de esta forma demasiado pedestre.
Lo triste es trabajar por una mísera paga con este frío que cala los huesos y sin herramientas de trabajo, pero ese es otro tema. Y ya no solo lo veo sino que lo percibo con todos mis sentidos.

Hola

Bienvenidos a este pequeño espacio virtual que no sabe bien que quiere ser.
Quiza solo ponga de manifiesto mi mirada estrabica y patagonica respecto de lo que pasa en el mundo. Quiza sea solo una reinvindicacion de la locura como elemento motorizador de la revolucion. Quiza sea un intento de desmitificacion de esa palabra. Pero lo mas probable es que solo sea un espejo de las angustias de mi alma. Que deben ser bien poca cosa respecto a tanto atropello que hay en nuestro santo mundo.

Hola

Hola. Bienvenidos a este pequenio espacio virtual que no sabe bien que quiere ser.
Quiza solo ponga de manifiesto mi mirada estrábica y patagónica respecto de lo que pasa en el mundo. Quizá sea solo una reinvindicación de la locura como elemento motorizador de la revolución. Quizá sea un intento de desmitificación de esa palabra. Pero lo mas probable es que sólo sea un espejo de las angustias de mi alma. Que deben ser bien poca cosa respecto a tanto atropello que hay en nuestro santo mundo.