touring.1

Cerrar el bolso no es lo peor que tiene una vacación ni mucho menos, al contrario: es la culminación de un proceso decisorio de lo más complejo. Si te quedan diez días antes de morir, ¿qué te ponés? Es obvio que antes lo estuviste barruntando, que no le diste pelota a tu amigo cuando te dijo “dejá de dar vueltas, pelotudo, y traé todo sucio que acá se lo enchufamos a Raquel y santo remedio”. Es decir: se cuenta con ese punto de apoyo, es un reaseguro que opera como los padres: uno sabe que están ahí, que nunca permitirán que uno conozca cara a cara la penuria, pero uno, antes de pedirle una mano agota todas las instancias. En este caso: se pone a lavar ropa. Aunque no le guste. Aunque le parezca la tarea más estúpida del mundo y en su decurso considere la humana pelotudez de no tener ropa que se descarte y recicle, como para estar todo el tiempo con sonrisa de estreno y olor a zapatos nuevos.

Pero no es en vano que un amigo utiliza la palabra pelotudo para referirse a uno y sus cavilaciones: no, porque, bien pensado, es la lógica del descarte y el reciclado la que se impone en nuestro trato con la ropa. La ropa sucia no sirve para nada. Se la echa a un canasto, se la oculta de la vista y el olfato de los demás. La acción de lavado es una forma de reciclado. Y todo reciclado tiene un límite. Cuántas camisas verá desfallecer un hombre antes de comprender que no es sano enamorarse de camisas. Si no es sano enamorarse de mujeres, ¡a quién se le ocurriría enamorarse de un trapo más o menos bien cortado!? Hay gente que muere en la guerra, me dicen, y lo hace por un trapo más o menos bien cortado. No, les digo, mueren porque un infeliz los manda a matar y llegado el caso a morir, pero no cuenten conmigo los que se enamoran de un pedazo de trapo. Fuera de mi vista, subnormales.

En fin, decía, uno lava, durante el proceso comprueba que hay prendas que es mejor remplazar por nuevas. La adquisición de prendas nuevas debería ser un trámite tan sencillo como completar un formulario: camisa, liviana, color celeste, talle 42, no más de 120 pesos. Sin embargo, nos las hemos ingeniado para darle a esa burocracia más envergadura de la que en realidad tiene y uno puede estarse toda una mañana, vagando de aquí para allá, viendo que hay toda una gama de celestes, y de cortes, y de liviandades, y promociones que dejan en ridículo los 120 pesos contantes y sonantes siempre que uno concurra munido del plástico que provee una afamada casa de usura. Mucho quilombo, pero hay que tomar el toro por las astas y bancar con bríos de hombre los embates de un dependiente que no sólo quiere vender una camisa, o dos o tres, sino que tiene cintos, medias, pañuelos, porque el primer abanico con el que embate son las piezas pequeñas, sino, además, piezas de caza mayor: pantalones y sacos sport, ambos, galera, bastón, botas tejanas, zapatos que parecen zapatillas y zapatillas que parecen miniatura de naves espaciales. Un mal rato.

La biyuya es rápida para escaparse, tanto que perdido por perdido, uno se plantea, si vacacionar sale tan caro, para qué, y mejor no pasa a otro tema, no sea cosa que se aglutine con los del partido nunca organizado de los que piensan que uno labura como perro cincuenta semanas al año con tal de tener dos en las que pueda hacer lo que se le cante de la chota. Cincuenta por dos. Un negoción, eh.

Anuncios

2 comentarios en “touring.1”

  1. ¿De quién se decía que tenía un ropero lleno de trajes todos iguales? Yo soy de los que no entienden cómo es que la ropa no se compra en el supermercado (es decir: cómo es que es inadecuado comprar la ropa del supermercado). Así ando de impresentable por la vida…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s