El nido del Cuco

De un tiempo a esta parte casi no leo libros. Me dedico a ver cine. Procuro que sea de la mejor calidad, pero nunca se sabe. Hay muchas películas que gozan de la más alta estima del público y de la academia y sin embargo se muestran incapaces de conmover mi sensibilidad y a veces es al revés. Pero ¿cómo acercarse a esas joyas desconocidas? ¿Cómo saber de ellas de antemano? ¿Cómo disponer los radares para detectar su mera posibilidad? Mis queridos amigos: no hay respuesta a ese intríngulis, pero puedo asegurarles que hay de esas gemas. Muchas, variadas, perfectas desconocidas. Sólo porque al cabo de cinco renglones salió el tema y para no dejarlos en ascuas, les dejo un nombre: Reconstruction, de Christoffer Boe, que al día de la fecha registra poco más de tres mil votos en IMDB.
Pero también, ahora que lo menciono, tengo ganas de agotar el top 250 de IMDB y sé que nunca voy a lograrlo. ¿Por qué? Esa respuesta es más o menos sencilla. No me atrevo a ver películas como Schindler’s List ni las de Star Wars, ni las ilusiones de momento, como Up. No obstante, el top 250 es una referencia, incluso con sus falencias. Digámoslo de una vez: es un ranking armado sobre la base del voto popular, ¿qué nos es dado esperar de él?
Especial fascinanción tienen para mí las películas sobrevaloradas. La última que vi y que se muestra incapaz de justificar su octavo lugar en el ranking es One Flew Over the Cuckoo’s Nest (que sería algo así como Alguien voló sobre el nido del Cuco y aquí es conocida como Atrapado sin salida). Quiero decir: la película no está mal y Jack Nicholson se luce en un papel hecho a su medida. Era su momento, está claro: de la misma época son The Shinning, Chinatown, The Postman Always Rings Twice, la entrañable Goin’ South e incluso tiene una pequeña participación en The Last Tycoon, la maravillosa cinta de Elia Kazan sobre la no menos maravillosa novela que dejara inconclusa Scott Fitzgerald.
Y sin embargo, pese a sus limitaciones como película, Cuckoo´s Nest tiene buenas razones para estar en el lugar que ostenta. Es una película sobre locos. Entre pasos de comedia nos revela ese costado de la concidión humana al que no nos atravemos a mirar a los ojos y también cómo le va entre los locos a un tipo que no es loco, o que no está completamente loco y sólo se hace el loco para pasarla mejor.
Hay mucho loco suelto por ahí. Eso diría mi madre, que es de lo más sensata, pero ¿dónde cuernos empieza la locura? Si la normalidad está dada por el consenso y al mismo tiempo todos tenemos un Tony Soprano enjaulado dentro de nuestra piel, qué autoridad tenemos para encerrar a los diferentes y someterlos a toda clase de experimentos degradantes para su condición humana.
Tanto loco suelto y uno preguntándose por ellos, pero, al decir de un ilustre, no es que yo quiera saber algo. Preguntaba, nada más.

Anuncios

2 comentarios en “El nido del Cuco”

  1. Siento que algo se ha eclipsado y a la vez la continuidad de los días sigue su curso. Lo obvio es que puedes ver una película, sonreír, pensar…, recordar. Pero nos falta alguien en esa especie de puzzle de los días. Y sí, un día partiré, otros partirán y quizás nos recuerden, como a esta película que comentas. Quizás seremos como un Jack Nicholson, quién sabe. Un recuerdo fuerte.

    Tú perdona que deje por tus días de Darcy, melancolía. Otro día dejaré algo diferente, creo.

    Un gran salute.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s