José Luis Perales, un homenaje (o dos)

¿Te conté que estuve leyendo Bolaño?

No me dijiste nada.

Sí, varios. Amuleto, Estrella distante y Nocturno de Chile.

Estrella distante es muy mentado.

Pero no el mejor de los tres.

Suele pasar.

El mejor es Nocturno de Chile.

Qué tiene de bueno.

No sé bien, pero hace poco también leí una entrevista en la que decía que se trataba de una novelita de terror, con pasos de comedia, elementos de la novela gótica, e incluso de la novela campestre.

Un cambalache.

Pero Bolaño se guarda de decir que es también un poema de ciento cincuenta páginas.

Bolaño decía que era poeta.

Pero lo mismo que Cortázar, era un narrador que de vez en cuando se despachaba con unos poemas horribles.

Hablando de eso, a mí siempre me han caído mal esos que se llaman poetas.

¿Por algo en especial?

Sí, porque no sé leer poesía, supongo.

Pensé que me ibas a apostrofar con una salvajada de las tuyas.

¿Por ejemplo?

Ay los poetas, esos carniceros de frases que dejan tantos espacios en blanco en los libros.

Un verdadero ataque contra la naturaleza y los de green peace tan calladitos.

Me quedé en Perales.

¿Sí?

Sí, en esa canción diabólica que mencionaste el otro día.

Claro, debiste decir: hablando de carniceros de frases, este chico Perales.

“Arreglate mujer, se te hace tarde”

No es de buen gusto indicarle a una mujer su desaliño

“Y llevate el paraguas por si llueve”

Eso es muy de madre, y pañuelo y ropa interior limpia.

“El estará esperando para amarte”

Caramba, se le olvidó mencionar la profilaxis.

“Y yo estaré celoso de perderte”

Claro, en el mismo instante de la pérdida el tipo vuelve a mirar su propio ombligo.

“Y abrígate”.

Dejó de mirarse el ombligo.

“Te sienta bien ese vestido gris”.

Una galantería nunca está de más, ahora: ¿vos conocés a alguien al que le siente bien el color gris?

“Sonríete”

¿Qué se sonría para ella?

“Que no se note que has llorado”

¡No! El tipo se mandó una macana y quiere borrar la evidencia.

“y deja que vaya preparando mi equipaje”

¿El tipo se muda? ¿Le roban la mitad de la vida y él se muda? Es un sentimental.

“perdóname, si te hago otra pregunta”

Y ahí retomamos la parte inquisitorial.

Yo creo que Bolaño, lo mismo que Joyce en el monólogo de Molly Bloom, se dio cuenta de que cortar frases en versos es un robo. Los signos mismos de puntuación son un robo. Hay que leer. Leer en voz alta, una y todas las veces que hagan falta hasta que las palabras encuentren su respiración.

Eso. Que son un ser vivo. Lo mismo que vos. O que yo.

Anuncios

1 comentario en “José Luis Perales, un homenaje (o dos)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s