Excusas

Qué quieren que yo les diga. A mí esta cosa de blogger un poco me revienta y nada es lo que puedo hacer al respecto. Sin ir más lejos, hace unos pocos días, una lectora, una amiga de este sitio, me comentó que le intrigaba la existencia de un post titulado Los oficios. Era un post que sólo constaba de su título y eso parecía no alcanzarle. Siempre a los títulos se agrega algo, en general más extenso. Un texto, una fotografía, un video, qué sé yo. Pero este se llamaba así como les digo y no decía nada. Quizá, habrá pensando alguno, era el reflejo de la mente del autor. Eso lo desconozco por entero en tanto yo me declaro personaje y no autor de este blog. ¿Y dónde cuernos se supone que un personaje vaya a ubicar a su autor? Ya ven lo inútiles que han sido las plegarias elevadas al dios de los católicos, las procesiones, las largas jornadas de ayuno, la erección de monumentos sagrados, la constitución de sacramentos, la invocación del mágico nombre de los santos, el derroche en la indumentaria de los sacerdotes, el papel gastado para la impresión de las encíclicas, la pastoral social, la máquina de humo blanco, la resurrección de la carne, la justificación de la existencia del propio dios, la infalibilidad del papa, los buenos hábitos de las monjas, la bolsa para la limosna, el cáliz, el sufrimiento del tipo al que tomaron por modelo para construir la cruz, los largos bancos de la iglesia que donó el Rotary club, la condena a los científicos del medioevo, las mamúas del padre Hilario, el partido demócrata cristiano, los caídos en las cruzadas, los campos de exterminio de la segunda guerra mundial, la bandera vaticana, el misterio de la trinidad, el opus dei, los estados pontificios, el encubrimiento de los curas violadores de menores, la lectura de la santa biblia, la cabeza de Yokanaan, la prédica de las canciones de u2, la novela El Código Da Vinci, los voluntarios de la acción católica, los campanarios, el canto gregoriano, las fiestas del pentecostés, la palangana de Poncio Pilatos, la sucia agua del Jordán, la degradación del pueblo palestino, la sal para el churrasco convidado al padre Aldo, las misiones, el imperio romano, el padrenuestro, los vía crucis, la obra de Michelangelo, la película de Mel Gibson, todo inútil, de pies a cabeza y de costa a costa. Nada peor que un dios ausente y un autor con parte de enfermo por gripe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s