Metástasis

Ayer ganó alguna repercusión incluso a nivel nacional, lo que ya es decir bastante, la decisión de la sociedad rural local de no acompañar el paro de actividades determinado por la mayoría de las agrupaciones que reúnen a los productores agropecuarios de todo el país.
En realidad, el impacto de esta agachada es ínfimo. A falta de condiciones naturales favorables, la actividad agropecuaria por estos lares no goza de mayor predicamento, de suerte que la adhesión o no a la huelga por parte de los productores locales es sólo un gesto.
¿Un gesto a quién? ¿O a quiénes?
Es preciso anotar que, como sucede en otras latitudes, la producción agropecuaria cuenta con el generoso favor del estado, que presto acude a socavar cualquier amenaza al rédito empresario, sea ésta real o no tanto.
La ecuación es sencilla. Estamos a escasas semanas de la realización de una exposición, feria o fiesta del carnero y el estado local amenazó a la rural con quitarle el suculento subsidio al evento si es que los productores osaban plegarse al paro nacional. La rural, por supuesto, antepuso el interés de sus agremiados y en breve contaremos con el homenaje que el carnero, en tanto motor de crecimiento de la economía, se merece.
Algún día, sospecho, podremos detener a la inflación con mejores artes que el control de precios, práctica perimida y, a la larga, poco funcional.
El problema, queda claro, sólo en un nivel superficial se corresponde al nivel general de precios. Del resto mejor hablemos otro día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s