Offside

Como suele decir un amigo: si no fuera que estamos hablando de cosas tristes, me reiría y mucho.
El vocero que el diario de la argentina tiene en el mondo blog me recordó a esos defensores centrales que, antes que correr al delantero que los está superando, se quedan levantando la mano en la esperanza de confundir al juez y justificar su propia falla.
A raíz de la importancia que el diario le dio a un acto vandálico sucedido en la wikipedia, como tantos suceden en ese espacio y en la web en general, en algunos blogs se corrió la voz de que tal vez la mano del diario estuviese en la comisión misma del hecho que dio origen a la noticia.
Había varios elementos para sospecharlo, aunque dada la magnitud del diario lo que más movía a sospecha, amén de la fecha del incidente, era la pequeñez del suceso. Cuentan que en la primera mitad del siglo pasado, el rotativo local, a falta de noticias de mayor interés, informaba que en un bar del centro de mi ciudad un parroquiano había dejado caer una flatulencia. Algo así.
No obstante, considerando la escasa gravedad del incidente y más allá de la sobreactuación de un par de políticos necesitados de centimetraje, no es disparatado atribuirle al diario de la argentina la generación de las noticias que difunde, tanto es así que hay un libro entero plagado de ejemplos de esta conducta durante los años de plomo, cuando no se podían tratar sino temas blancos: el periodista que corría rally, ¿recuerdan?
A esta altura de los tiempos, cuando tenemos perfectamente asumido que un diario es ni más ni menos que una factoría de noticias que, en su condición de tal, aspira a la maximización del dividendo por acción, mueve a risa la defensa articulada por uno de sus empleados.
En esto hay que darle la derecha al diario: si algo les sobra, eso es trayectoria. Con operaciones grandes, con operaciones chicas, pero abarcando todo el ancho del campo. Pongámoslo así: un suplemento blanco, el de espectáculos, por ejemplo, ¿es inocuo? Yo creo que no, pero ha de ser por mi manía de malpensar que me cuesta distinguir los espacios de publicidad de las noticias; en el de cultura, ¡las reseñas son avisos que pecan por su escasez de color en comparación a los otros! ¿Qué esperamos de las secciones más “serias”? A esta altura, creo que nada.
Está bien: lo mío es una exageración, pero conviene no bajar la guardia. Sólo un razonable escepticismo puede mantenernos a salvo del todo vale que es manda el señor dividendo por acción. En las cosas importantes. Y en las otras también.

Anuncios

1 comentario en “Offside”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s