865

Se me ocurre que ya hay demasiada literatura de escritores borrachos y lo que está haciendo falta es que alguien se ofrende en sacrificio al lector borracho. Es más: me he planteado algunos recursos para utilizar en tal liturgia, pero creo que no merece la pena. Los borrachos desprecian los libros. Y lo bien que hacen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s