Dar

Muchas tardes de domingo en la iglesia. Y sólo unas pocas noches, las de misa de gallo. Los besos de la paz, el peso en la piernita del niño Jesús y el cura pronto a limpiar el beso antes de ofrecer la piernita a otro feligrés, pero, por sobre todas las cosas, la caridad.
Si dar es la ley de dios, papá la reglamentó. No hay que dar de lo que nos sobra, hijo, me decía, hay que dar lo que nos pertenece, lo que nos duele dejar.
A veces cuando escribo, recuerdo sus palabras, porque siento que estoy dando lo que me sobra. Me lo estoy quitando de encima como si fuera una tara. Lo mío es un acto de higiene.
Cuando llegue la hora, daré todo lo que es mío.

Anuncios

1 comentario en “Dar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s