Desgramatizándonos

Me cansé de corregirla. De intentar hacerlo. A mi madre, digo. A las cosas que dice mi madre. Al modo que tiene para decir las cosas mi madre, he querido decir.
Y eso que en materia de correcciones siempre me he portado como un maníaco y sino que diga lo contrario Norma, mi maestra de quinto grado que cada vez que llenaba el pizarrón con algo para que copiásemos en el cuaderno se daba vuelta para preguntarme si todo estaba bien.
Eso me daba un cierto orgullo pero hasta ahí nomás porque siempre supe que ella me odiaba, como todos los maestros de escuela que saben que tienen un agitador entre sus blancas palomitas.
Sin embargo es el día de hoy y todavía no he aprendido a usar correctamente los signos de puntuación.
Y ni decir el desprecio que guardo para con los signos de pregunta y de admiración, para las rayas de diálogo, para las comillas y para una larga lista de símbolos que deberían ser inocuos.
Por eso, supongo, me gusta Lobo. Cada quien se invente su gramática y los demás -qué importan los demás- que lean como puedan.

Anuncios

1 comentario en “Desgramatizándonos”

  1. justamente este viernes pasado, mandándome a regañadientes unas formulitas de correctura por correo, en una de esas me recibo y acepto. Los diálogos me vuelven loca. Y todo eso de manchitas por ahí me ahoga un poco. Defectos del papel, pienso. y ya te dije del punto y coma, aún sin desentrañar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s