Amo la media hora incierta después de las siete, por ejemplo. Sentarme con las manos sobre el escritorio y verme reflejado en el monitor en negro. Recular. Sacar cuentas. El resto de papel a4 robado está en el cuarto, metido junto una partida más nueva del botín de hormiga. Ese es oficio, pero hoy se me antoja a4 y lapicera Bic de color azul, que ya le queda poco y es cuestión de un tironcito nomás, un tironcito que bien podría suceder esta noche. Y llegando a la carilla y media, ya entusiasmado, decir por ejemplo y qué tal el cuaderno. O incluso mejor podría mecanografiar. Pero no. Ahora tengo ganas de tejer un mapa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s