Este invierno voy a arremeter contra Montaigne. Al menos ese es el plan. Por lo pronto, acabo de darme cuenta que urge que me ponga a leer los clásicos. Lucrecio y Catulo. Más Lucrecio que Catulo. Antes de De rerum natura, estuve repasando lo poco que se sabe de la vida de Lucrecio y ante la duda, sin temor al ridículo, me atrevo a alzar mi voz para preguntar: ¿qué cuernos es un filtro de amor?

Anuncios

4 comentarios en “”

  1. un filtro, querido fander, es una pócima o algo que te dan a beber para que te enamores. por eso es un filtro de amor.

    comprendes?

    PD andás por buenos aires o algo por el estilo, digo, por lo del café.

    besos,

  2. Arremeter contra Montaigne suena bien. Rómpalo todo, maldita esa costumbre de escribir ensayos.
    Filtro para el amor: esa cosa que no se rompe por mas que se arremeta, una y otra vez.
    Saludos.

  3. Para eso hay que suponer que los líquidos no llevan en suspensión nada relevante. ¿Quién dice que el amor no es un sólido suspendido en un líquido amargo? La función del filtro, ¿será evitar el ingreso de ese sólido a un sistema o evitar su salida, retener lo que importa a un recipiente apropiado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s