Perfil

Mientras no se vayan los ocupas, el personal padece una suerte de bloqueo económico. Tenemos terminantemente prohibida la salida del edificio así que esta mañana no sé qué impulso (supongo que el vacío estomacal que siento previo a encender el cigarrillo que tomo por desayuno) me llevó a desalojar del maletín el número del domingo del diario Perfil, aunque llamarle diario a una publicación que sólo aparece los domingos es ser bastante generoso. Lo hice para incorporar un paquete de Tía Maruca, mis galletitas predilectas.
Lo cierto es que ayer anduve buena parte de la tarde tratando de hacerme de mi ejemplar y recién en el cuarto kiosco pude alcanzar mi cometido. Las ventas marchan bien.
Desgraciadamente Perfil no cuenta con una sección hípica, de lo contrario seguramente hubiesen destinado una página a rememorar los resultados de la jornada del 24 de marzo de 1976 en el hipódromo de Palermo. Ya hasta me imagino la ironía que habría de permitirse el columnista al decir que en la cuarta carrera ganó el caballo del comisario (Ramón Camps) o el número de bajas en los cuidadores a manos del terrorismo de estado.
Es de destacar, sin embargo, la inclusión de una muy feliz fotografía de la esposa del flamante gobernador de Santa Cruz (en adelante la ínsula Barataria, según la bautizó Lanata; chiste fácil si consideramos que el nuevo mandatario se apellida Sancho). Y también me gustó saber que desde el jueves luzco a la moda: me compré la misma campera Columbia -un par de talles menos- que el nuevo delegado K.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s