Me informan que una cajita que recibí por vía postal contiene puros y yo la aparté pensando que se trataba de golosinas.
Sin el bendito cartel de que fumar mata, uno elimina la noción de ese peligro y por tanto deja que el interés se fugue a otro lado.
En otras palabras: acabo de descubrir que ése cartel es la única razón para seguir fumando.

Anuncios

2 comentarios en “”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s