herida hiere

Lo que queda de una muela no se acaba jamás de caer y es la lengua la que columpia esa punta y a cada empujón se lastima inútilmente porque la muela sigue ahí, muerta de risa aunque su contorno esté manchado por un rojo sanguinolento.

Y puntea, acusa el pinchazo, acomete, asimila, retrocede, se encoge, se esfuma que en realidad es esconde y se baña en sus propias fuentes, acaricia las imperfecciones del cielo, escudriña la muralla, verifica cada pliegue, los moja y su brava agua emerge a la luz que termina por cegarla, pincharla de nuevo, como ahí detrás donde la cortan, la muerden, la cercan, la irritan, la amenazan, la queman pero no la matan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s